LA PRIMERA VISITA AL ORTODONCISTA..

Cuando se empiezan a caer los dientes, los niños están creciendo y desarrollándose a gran velocidad y es el mejor momento para la primera visita con el ortodoncista, porque entre los 6 y 7 años se puede ver si el niño tiene algún problema en la boca. Y si hay algún problema, planificar como y cuando empezar a resolverlo. En la primera visita de ortodoncia se comprueba:

– Que el niño tiene todos los dientes de leche y que los definitivos están saliendo bien.
– En algunos casos, los dientes definitivos salen antes de que se caigan los de leche, formando dos filas de dientes. Esto se conoce como “dientes de tiburón” y el ortodoncista debe decidir si conviene sacar los dientes de leche o se puede esperar. Los dientes definitivos necesitan espacio para colocarse correctamente.
– Si el encaje del maxilar y la mandíbula es correcto o planificar cuando empezar a corregirlo. Es bastante frecuente, en los niños, que el maxilar y la mandíbula no encajen bien, se llama mal-oclusión o mordida cruzada, y es muy fácil corregir a esa edad, aprovechando que su boca está en pleno crecimiento.
– Además, enseñaremos al niño cómo limpiarse los dientes correctamente y aconsejaremos sobre pastas con flúor, porque estos dientes que están saliendo son para toda la vida.